Stella Lux

Todos somos conscientes del cambio climático y de las graves consecuencias que tendrá en el planeta y sobre todos nosotros a corto y largo plazo Todos, de una manera o de otra, estamos tomando medidas para paliarlo.

Desde las instituciones, y especialmente desde las grandes empresas, nos están vendiendo la idea de que el coche eléctrico sería un excelente solución a la contaminación atmosférica y los graves problemas de emisiones de CO2 que los vehículos impulsados por petróleo están generando. Sin embargo hay unas preguntas que no nos estamos planteando: ¿qué pasaría si todos nosotros nos cambiáramos al coche eléctrico? ¿Cuánta energía eléctrica necesitaríamos entonces? ¿De dónde sacaríamos esa energía? ¿Qué emisiones produciríamos para generarla? Javier Jiménez (@dronte) en su artículo «Así es como las energías renovables están llegando al transporte, su última frontera» en Xataca deja clara esta situación:

A veces da la sensación de que el coche eléctrico va a ser la solución a todo nuestros problemas de emisiones de CO2. Y no. Para nada. Si solo cambiamos un coche por otro, lo único que estamos haciendo es cambiar unas emisiones, por otros.

Es más, si mañana todo el mundo pasara a utilizar coches eléctricos, la salud en las ciudades mejoraría, sí; pero lo más probable es que la cantidad de carbono que no se vieran demasiado afectadas. Y el motivo, aunque no lo solamos reconocer, es sencillo.

Ni estamos preparados para producir toda esa energía sin emitir carbono, ni las energías renovables han conseguido introducirse en el transporte de tal forma que puedan sustituir a los motores de combustión.

Los transportes solares

En este gran artículo, que os recomendamos encarecidamente leer, Javier Jiménez propone el uso de la energía solar en los medios de transporte, una energía cada vez más barata, más eficiente y más ubicua, y que ya se ha probado con eficacia en otros países como en Ecuador, donde el barco solar El Tapiatpia recorre más de 1800 kilómetros de ríos selváticos, en La India o Inglaterra donde existen proyectos para «solarizar» los trenes o, sin ir más lejos, en nuestro propio país, concretamente en Denia.

La Panseta, un barco solar ecológico

Hace poco pudimos disfrutar de la preciosa ciudad de Denia. Tienen una terminal de viajeros para las Islas Baleares, Ibiza sobre todo. Para acceder a la terminal hay que hacer un largo trayecto, la mayoría a pie, ya que es por dentro del puerto, con acceso restringido al tráfico. Para ello han instalado un barco totalmente gratuito que cruza el puerto en tan solo 2 minutos y que funciona exclusivamente con energía solar. Se llama La Panseta.

La Panseta está propulsada por 18 placas solares y es totalmente ecológica porque no emite CO2.

Esta embarcación de 12 metros de eslora, con capacidad para 62 pasajeros, transportó en 2015 un total de 150.000 personas, y durante sus tres años de funcionamiento ha ahorrado 762 toneladas de CO2 a la atmósfera.

¿Y un coche solar, es posible?

Después de conocer todas estas exitosas experiencias ¿quién sabe si el coche solar no está más cerca de lo que nos imaginamos? De hecho, también en Xataka encontramos un artículo de julio de 2016 en el que Kote Puerto nos habla del proyecto llevado a cabo por Hanergy que, combinando el sistema de baterías y las placas solares, podría llegar a sobrepasar una autonomía de 350 kilómetros y que podría estar disponible en 3 años.

Pero la noticia más impactante se dio a conocer a principios este año y venía de la mano de un grupo de estudiantes holandeses que había diseñado el primer coche familiar solar capaz de generar más energía de la que consumía en el periodo de un año. Su nombre es «Lightyear One» y es un coche capaz de recorrer 1.000 kilómetros con la carga completa. Tiene capacidad para 4 personas y puede crear electricidad incluso cuando las condiciones meteorológicas no son favorables.

El Lightyear One se carga con energía solar limpia. En condiciones soleadas puede conducir durante meses sin carga, una capacidad verdaderamente única. La batería almacena energía para asegurar que puedes conducir por la noche. En su web indican que en Madrid el Lightyear One podría circular 17.000 kilómetros al año impulsado únicamente ​​por el sol.

¿Increíble verdad? Pues que sepáis que ya lo comercializan y que se pueden comprar por 119.000€.

Esperamos que hayas disfrutado de este artículo. Desde Genersis Soluciones te ayudamos a llevar a cabo tus proyectos de energías renovables. ¡Llámanos!

Deja un comentario